Existe una teoría referente al control de peso después de adelgazar, denominada teoría del punto fijo o set point. Según la cual, el cuerpo está programado o tiene cierta predisposición a tener un peso corporal más o menos fijo. Si en algún momento el peso corporal se desvía de este punto fijo, el cuerpo despliega mecanismos metabólicos para volver al teórico punto. Esta adaptación de los procesos metabólicos para mantener un peso constante se denomina termogénesis adaptativa, permitiendo que el organismo aumente o disminuya la producción de energía para ganar o perder peso, de forma que este se mantenga cercano al teórico set point o punto fijo.

En tal sentido, una modificación significativa del peso corporal suele estar condicionada por ganancia o pérdida de grasa. A mayores depósitos de grasa, mayor cantidad de leptina se va a producir y viceversa.

La leptina es una proteína que se libera principalmente del tejido adiposo y que se vincula a la presencia de diabetes y esterilidad, así como al desarrollo de obesidad. Por ello, se puede ejercer un control de peso corporal con ayuda de esta proteína. La leptina circula en sangre y al llegar al hipotálamo inhibe neuropéptido que estimula la ingesta de alimentos. Es decir, la leptina  quita las ganas de comer y también hace que aumente el gasto energético en reposo al activar la termogénesis. Entre otras de sus funciones destaca:

  • Inhibición de la producción de hormonas y péptidos que incrementan el apetito y los deseos de comer.
  • Estimula la síntesis de señales de producción de saciedad, es decir, ayuda a no sentir hambre y a reducir la ingesta de alimentos.
  • Incrementa el gasto calórico y metabólico por su acción a nivel central sobre la producción de otro tipo de hormonas y sobre la termogénesis.
  • Interviene en el balance energético, fomentando el gasto metabólico.

Los niveles de leptina pueden verse modificados por varios factores, entre estos, por la proporción de tejido adiposo en el organismo. Sin embargo, si lo que se quiere es evitar un aumento de peso y controlar el peso corporal en el tiempo, se debe saber que los siguientes comportamientos afectan la cantidad y la acción de la leptina, fomentando o no su presencia en el organismo, dichas conductas son:

  • Práctica de dietas de muy bajo valor calórico, tales como las dietas milagro que son muy restrictivas, reducen notablemente los niveles de leptina. Por eso, lo mejor es no llegar a extremos ni limitar al máximo la ingesta de alimentos, pues caerán los niveles de leptina incrementando el hambre, reduciendo la saciedad y por consiguiente el
  • Descenso de peso corporal: si rápidamente se da una pérdida de peso corporal (más de un kilogramo por semana) se reducirá drásticamente la masa grasa en el organismo, por lo tanto, también se reducirán los niveles de leptina afectando así el apetito y el gasto calórico diario.
  • Si bien la práctica de ejercicio regular puede producir una caída de masa grasa en el organismo, se ha asociado a mayor sensibilidad a la leptina, por ello, las personas físicamente activas tienen menores niveles de hambre, controlan mejor la ingesta de alimentos y tienen mayor gasto calórico.

  • El estrés en el organismo incrementa los niveles de cortisol y reduce los niveles de leptina, produciendo más hambre, volviendo el metabolismo más lento.

Sin embargo, cuidarse de los niveles de leptina en el cuerpo no es suficiente, pues se necesitan de otras medidas para mantener el control del peso, como:

  • Elegir alimentos con elevado contenido en proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas.
  • Eliminar o disminuir al máximo las fuentes ricas en calorías.
  • Las dietas saludables no son la única clave para control de peso, estás deben ir acompañadas de constante actividad física, no es necesario que se practique una disciplina deportiva, basta con adecuar la jornada con gestos simples pero eficientes como preferir las escaleras al ascensor.
  • Reducir las raciones de alimentos con un contenido calórico importante.
  • Cambiar los métodos de preparación de alimentos.
  • Añadir a la dieta alimentos hipocalóricos ricos en fibra.
  • Conocer el contenido calórico de los alimentos sean frescos o procesados (en este caso revisar el etiquetado nutricional)
  • Respetar los horarios de las comidas sin saltarse ninguna de ellas.
  • Comer demasiado o no hacer suficiente actividad física incrementará el peso corporal. Para mantener un peso ideal, las calorías que se ingiera deben equivaler a la energía que se consuma
  • Consumir diariamente alimentos de cada uno de los grupos.
  • Regular los horarios de alimentación manteniendo siempre un plan de cinco comidas.
  • Aumentar el consumo diario de frutas, hortalizas y verduras al natural, preferiblemente que estén en temporada.
  • Compartir la alimentación en familia y con amigos para fortalecer hábitos alimentarios, valores, comportamientos y unidad familiar.
  • Hidratarse constantemente durante el día.
  • Disminuir el estrés y la ansiedad mejorando integralmente el estilo de vida. Pues al estar en presencia de estos malestares, se busca ingerir de forma impulsiva alimentos de alto contenido calórico, perjudicando el peso ideal.
  • Conocer los detonantes personales, durante los próximos días escribir qué se comió, cuánto se comió, cuándo se hizo y que sentimiento gobernó en cada ocasión. Con el tiempo se puede descubrir algunos patrones que se repiten y qué detonantes emocionales se pueden evitar.
  • Comer despacio, masticando bien, en ambiente relajado, tranquilo y evitando distracciones como celular, computadora o televisor.
  • Para el control de peso no es necesario ingerir alimentos caros, basta que sean de buena calidad, estén de temporada y se preparen de forma correcta.
  • Una buena opción para bajar de peso y mantenerse en niveles normales y saludables es someterse a masajes lipo reductores Esta terapia consiste en un masaje lipo reductor con la particularidad que el paciente también es participe de la terapia, ejecutando una serie de ejercicios mientras el terapeuta trabaja la zona sobre la que se quieren obtener los resultados. A continuación se llevara a cabo la absorción de cremas con principios activos, cada caso es diferente, es decir que un tratamiento anti celulítico llevara un principio activo, mientras que un reafirmante de tejido llevara otro
  • El consumo de carnes, vísceras, huevo, leguminosas aportan una buena cantidad de hierro y proteínas, que se lograrán percibir por medio del aumento de la masa muscular.
  • Consumir alimentos fuentes de calcio como leche, queso, yogurt (preferiblemente descremados)
  • Limitar el consumo de sal, azúcares y grasas de origen animal como factor de prevención de las enfermedades cardiovasculares

  • Ante alimentos peligrosos, marcar un límite, que jamás se debe superar. Es decir, si se come un trozo de chocolate, se debe disfrutar al máximo saboreándolo con calma, pero con la seguridad de que no habrá repeticiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.