Puede que no sepas de qué se trata una “dieta balanceada” y por ello desconozcas que se trata de la dieta más saludable que puedes realizar, esto se debe a que aporta todos los nutrientes necesarios para tu salud, ayudando al correcto funcionamiento de tu cuerpo. Se mide cada elemento en su proporción exacta a fin de conseguir el equilibrio de los mismos.

El equilibrio de las comidas es ideal para tener una alimentación balanceada, es de vital importancia para nuestro bienestar físico, mental y emocional. Cuando se habla de este tipo de alimentación todo puede ser muy subjetivo ya que algunos consideran que comer verduras y frutas sin incluir las carnes es ideal para mantener este balance, otros optan por una libre de gluten y sin alimentos de origen animal, o bien sea sin ningún tipo de carbohidratos pensando que los harán subir de peso. En cada uno de estos estilos debe existir un sano equilibrio ya que el cuerpo humano está diseñado para consumir diferentes alimentos, sin que afecte a la salud. Es por ello que todo debe ser en una justa medida, acorde a cada individuo y evitando los excesos, porque aun cuando se tratase de alimentos saludables, todo en exceso ocasiona daños.

Para mantener una dieta balanceada no solamente se deben comer los carbohidratos, es importante combinar distintos tipos de alimentos para tener un peso ideal y un estado saludable óptimo.

¿Pero qué alimentos se deben consumir para conseguir este equilibrio? Sin duda alguna los vegetales de color rojo, verde oscuro (son portadores de ácido fólico) y naranja como la zanahoria (tienen grandes cantidades de carotenos, el cual se convierte en vitamina A en el organismo), las frutas frescas, los granos enteros, las nueces, los frutos secos y las semillas crudas, todos estos alimentos altos en contenido de fibra, la cual es indispensable, ya que de esta forma el intestino funciona adecuadamente, previniendo el estreñimiento y eliminando toxinas; su consumo es sumamente beneficioso ya que también reduce la absorción de las grasas provenientes de la dieta.

No se debe dejar a un lado realizar las cinco comidas diarias: desayuno, merienda matutina, almuerzo, merienda vespertina  y cena. Esto ayuda a que no exista un desbalance entre comidas y así no se sienta la necesidad de consumir las famosas chucherías (bollería industrial).

Una dieta saludable es tan sencilla como tener en cuenta los alimentos (y los nutrientes que estos nos aportan) en función del momento del día, para elaborar una dieta equilibrada que además te ayuda a mantener un peso ideal.

Date cuenta y piensa en aquellos días que, en lugar de tomar un desayuno completo, solo ingieres un café con leche. A media mañana estás desfallecida, ¿cierto? O cuando te vas a la cama casi sin cenar, ¿cómo descansas y sobre todo, cómo te levantas al día siguiente?

Así es, a la hora de alimentarte para bajar de pesoes muy importante tener en cuenta qué alimentos y nutrientes necesita tu cuerpo en cada momento del día. Y esta es la norma primordial en la que se basa la dieta balanceada.

Cuando se habla de dietas balanceadas, se hace referencia a un tipo de alimentación que contiene los nutrientes que el organismo necesita para poder funcionar perfectamente. Estos nutrientes esenciales son las proteínas, carbohidratos, las vitaminas, los minerales y el agua. Este tipo de dietas nos van a ayudar a prevenir enfermedades como el sobrepeso, la hipertensión, la diabetes o la osteoporosis. Además de esto, una alimentación balanceada permite a la persona que la sigue tener una mejor calidad de vida con todo lo que eso conlleva.

Claves para tener una dieta balanceada

Toda dieta equilibrada o balanceada debe seguir cuatro premisas básicas:

  • Variedad: tu dieta debe incluir todos los grupos de alimentos, para así proporcionarle al organismo los nutrientes específicos que necesita para funcionar correctamente.
  • Frecuencia: la ingesta frecuente y regular de alimentos es fundamental para poder mantener un equilibrio hormonal y energético.
  • Moderación: el organismo tiene una capacidad limitada de asimilación y utilización de la energía y de nutrientes que aporta la ingesta de los alimentos, es por ello que hay que consumirlos de forma moderada y espaciada en el tiempo.
  • Hidratación: habrás escuchado mil veces hablar a los especialistas de la importancia de beber dos litros de agua al día. Este es el principio fundamental de toda dieta saludable y equilibrada debido a que todas las reacciones químicas que regulan nuestro metabolismo se producen en un medio acuoso. Además, el consumo de líquidos supone un maravilloso instrumento para el control del apetito y de la saciedad.

Alimentos que deben incluirse en una dieta balanceada

En una dieta balanceada  deben predominar aquellos alimentos que producen sensación de saciedad, que aportan los nutrientes necesarios para el organismo y que, al mismo tiempo, contienen pocas calorías. Estas son las recomendaciones de los expertos en nutrición:

  • Consumo de frutas y verduras: una característica fundamental de la dieta balanceada es el consumo en gran cantidad de frutasy verduras. Su ingesta debe ser diaria ya que son alimentos con un reducido aporte calórico y una gran dosis de vitaminas y minerales.
  • Pescado, huevos y carne: normalmente se asocia a estos alimentos con una gran cantidad de grasa, pero lo cierto es que el aporte de aminoácidos (proteínas) que generan es fundamental tanto para la protección de nuestros tejidos como para el funcionamiento de nuestro metabolismo.
  • Frutos secos y legumbres: la energía que aportan estos alimentos está vinculada con una altísima cantidad de nutrientes esenciales. Además, su absorción es muy lenta lo cual resulta increíblemente beneficioso para el control hormonal.
  • Arroz: el arrozes un alimento fundamental para perder peso, de preferencia debe ser integral. Además, se trata de un ingrediente con el que se pueden cocinar deliciosos y variados platos.

 Qué alimentos no deben incluirse en una dieta balanceada

Hay ciertos tipos de alimentos que están totalmente vetados en una dieta equilibrada. ¿Cuáles son estos alimentos?, pues principalmente aquellos que proporcionen grandes cantidades de energía y que, además, lo hagan de manera muy rápida, es decir: azúcar, harinas y arroces refinados (presentes en la mayoría de pastas, panes y arroces que consumimos asiduamente), refrescos y jugos industrializados.

Estos productos actúan provocando grandes subidas de azúcar en la sangre, la cual estimula la hormona conocida como insulina. Esta hormona lo que hace es introducir el azúcar en los músculos, a priori esto podría resultar positivo, sin embargo, cuando la subida de azúcar es muy brusca y en grandes cantidades, la insulina también puede provocar la introducción de esa energía en otro tipo de células llamadas adipocitos las cuales están vinculadas con el aumento del tejido graso.

Ejemplo de una dieta balanceada

En cuanto a proporción, este es un ejemplo gráfico y de fácil comprensión, adaptado a un plato. Para las meriendas matutinas y vespertinas se recomiendan frutas combinadas con yogurt griego o natural, chocolate oscuro sin azúcar o nueces, almendras, maníes, pistachos, ajonjolí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.