La base teórica,   en el uso de dietas para adelgazar rápido  abalado por especialistas en el área, no es más que una alimentación Hipocalórica (alimentos con pocas calorías) y equilibrada.

El abanico de posibilidades en la restricción calórica es muy amplio y su ámbito de aplicación dependerá de la situación fisiológica, consumo alimentario y los objetivos individualizados de cada persona.  Existe un acuerdo unánime en el papel crucial de alimentos como las frutas y verduras en la estrategia del diseño de una alimentación hipocalórica, que permiten recambiar alimentos con propiedades saciante y baja densidad calórica reduciendo eficazmente la ingesta de alimentos grasos generando una pérdida de peso en el individuo.

Para poder llevar a cabo una dieta hipocalórica equilibrada, usted debe saber que comer, que evitar y que cantidades manipular para su alimentación.

Si realmente desea adelgazar rápidamente, evite el consumo de grasas saturadas como margarina, mantequilla, nata, crema, carnes grasas (esto dependerá no tanto del animal sino del corte realizado a la carne, un ejemplo seria el tocino), embutidos (chorizos, salchichas, salames). Manténgase alejado de la tentación de productos de panadería y repostería (dulces, tortas, donas…).

Modere la cantidad al día de carnes magras, pescado, huevos, legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes, judías, etc.) frutos secos (nueces, almendras, maní…) y aceite de oliva.  El consumo de pan, cereales, cereales integrales, arroz, pasta y papa (o patata) debe ser de 4 – 6 raciones por día en cantidades adecuadas a sus requerimientos por edad y sexo.

La leche y sus derivados como yogurt y queso, deben ser desnatados, de esta forma se garantiza el aporte de proteínas, pero pequeñas cantidades de grasa. En el caso de las frutas ingiera de tres o más raciones diarias. Las hortalizas y vegetales deben ser parte crucial en su plato consumiéndolas de dos o más raciones diarias.  Dicho consumo de alimentos debe ir de la mano de una ingesta  abundante de agua y constante actividad física.

En tal sentido, ejemplos de dietas para adelgazar rápido hay muchos, siempre y cuando sea un individuo sano y sin ninguna patología tipo diabetes, hipertensión, etc.  Entre estas dietas hipocalóricas se señalan los siguientes menús:

Al desayuno: Un sándwich  de requesón (2  rebanadas de pan integral, un poco de requesón, lechuga y tomate) con una taza de lechosa en trozos (o fruta de su preferencia).

La merienda de la mañana podría ser un jugo de naranja (jugo porque la concentración de fruta es mayor al agua presente en la preparación).

Para el almuerzo una taza de sopa de arvejas (equivalente a 250gr), arroz blanco, ensalada de atún, fresco de patilla (se denomina fresco por poseer mayor cantidad de agua que fruta).

En la tarde una merienda rápida de yogurt descremado con fresas picadas. Y finalmente en la cena  queso rallado, pan árabe tostado y fresco de fruta.

En este menú para un día, se observa la poca cantidad de grasa que posee, lo que es el objetivo de una dieta hipocalórica, dar energía suficiente para las distintas actividades básicas diarias del cuerpo, pero no en exceso a modo de evitar el acumulo de triglicéridos bajo la forma de tejido adiposo.  En caso tal, de que el organismo necesite energía extra, recurrirá a los depósitos ya existentes, lo que se verá evidenciado en la pérdida de peso.

Así pues, otro ejemplo de dieta rápida y saludable sería: Al desayuno Tortilla con tomate y espinaca (1huevo,  ½ de tomate y una taza de espinaca cortada y cocida), arepa de maíz con zanahoria rallada y una ración de fruta (de su preferencia, aunque también para evitar costos elevados, las frutas de temporada son excelentes opciones).

La merienda a mitad de mañana podría ser una taza de té con leche descremada. Al almuerzo lentejas guisadas (2 cucharadas) arroz (1/2 taza) vegetales salteados (1 taza) y fresco de frutas.

De merienda de mitad de tarde, una ración de fruta y a la cena 50 gramos de pollo mechado (equivalente a dos cucharadas), puré de guineo verde cocido (1 unidad pequeña de guineo) y fruta en trozos o bebida.

Las preparaciones de estos menús para adelgazar  pueden ser cambiadas a su gusto, siempre que se evite  las cocciones como inmersión en aceite o salsas de alto peso calórico. En caso de tener miedo de repetir y caer en la monotonía, recuerde la existencia de sustitutos. Para platos proteicos de desayuno y cena, sustitutos adecuados podrían ser:

  • ½ taza de carne molida o mechada (desgrasada)
  • ½ taza de pollo mechado
  • 2 unidades de sardina
  • ¼ de taza de requesón

Sustitutos para acompañante en el desayuno:

  • Arepa de trigo integral (unidad grande)

  • Plátano verde o maduro (cocido, al vapor o asado) unidad pequeña.
  • Pan árabe (1 unidad)
  • Tortilla integral (3 unidades)

Sustitutos para platos proteicos de almuerzo:

  • Carne de guisar en cuadritos (1 taza)
  • Lomo (cerdo) filete mediano o 120 gramos.
  • Pavo, muslo (120 gramos)
  • Pescado (filete mediano)

Sustitutos para acompañantes del almuerzo y la cena:

  • Apio cocido, guisado o al vapor (1 unidad mediana)
  • Auyama cocida, al vapor o puré (1 trozo mediano o 120 gramos)
  • Berenjenas en tajadas a la plancha (120 gramos)
  • Calabacín al vapor o en rodajas (120 gramos)
  • Guineo verde (1 unidad mediana)
  • Granos o leguminosas (1 taza o 100 gramos)
  • Pasta cocida (una vez a la semana) 1 taza o 100 gramos
  • Papa cocida, guisada o al vapor (140 gramos o 1 unidad pequeña)
  • Plátano verde ( 1/2 unidad)
  • Yuca / ocumo (1 trozo mediano).

En el caso de las frutas, para las meriendas podrían ser:

  • Guanábana (100 gramos o ½ taza)
  • Piña (una rebanada o 120 gramos)
  • Melocotón (140 gramos o 1 mediano)
  • Lechosa (150 gramos o 1 y ½ taza)
  • Melón (160 gramos o 1 taza)
  • Fresas (190 gramos o 1 y ¼ taza)
  • Mandarinas (140 gramos o 2 medianas)
  • Durazno (100 gramos o 1 mediano)
  • Naranja, jugo natural (120 gramos o ½ vaso)

Recuerde tomar medidas complementarias, como la actividad física constante, desde una caminata de 30 minutos 3 veces por semana, hasta la realización de una disciplina deportiva. Ningún régimen alimentario será efectivo sin la disciplina de ser firme, una verdadera dieta saludable requiere de esfuerzo pero obtiene resultados perdurables y sin costes a su bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.