Una dieta bien diseñada y el ejercicio apropiado son los pilares en los que se basa un buen programa de control de peso. Sin embargo, algunos individuos se marcan objetivos poco relistas, ya que esto puede llevarles a conductas patológicas en lo que se refiere al control del peso. Técnicas como el ayuno total, vómitos autoinducidos, medicamentos, pastillas para bajar de peso, laxantes y diuréticos pueden usarse al principio para perder peso rápidamente, pero si se sigue utilizando durante mucho tiempo pueden causar graves trastornos de la salud e incluso la muerte.

Existen varias sustancias que ayudan a la  pérdida peso y, por lo general, los médicos les recetan a las personas obesas y no a quienes necesitan perder solo unos kilos. Sin embargo, parece ser que el uso de estas sustancias para controlar el peso se observa en individuos de todos los pesos, incluso en deportistas y personas fisicamente activas. Algunas sustancias no necesitan recetas y otras hay que tomarlas bajo supervición médica.

Muchos consideran la industria de las dietas como el negocio más grande de nuestros días. Y la verdad que el mercado está lleno de productos publicitados como mágicos, ya sean las pildoras adelgazantes, imanes chupagrasas, reductores de apetito, cápsulas para modelar el cuerpo, etc. La lista es larga; frecuentemente estos preparados autorizados también contienen plantas medicinales en diferentes combinaciones. En el caso de las píldoras “mágicas” autorizadas y comerzilizadas el caso es muy similar al de las plantas medicinales, la única excepción es la forma de presentación. O sea, te las sirven de otra forma. La condimentan con una gran dosis de publicidad. Por si fuera poco, son más caras que si compraras las simples plantas medicinales. Por muy bien que suene la propaganda, lamentablemente no podrás obtener resultados duraderos con ellas. Sobretodo si basas tu pérdida de peso únicamente en un producto de estos.

Pero hay más, porque, por desgracias, en un sector de negocios tan amplio, no todos juegan en forma honesta. Hasta el sol de hoy es imparable la aparició de medicamentos dietéticos y preparados de dudoso origen en el mercado que se publicitan como productos milgrosos o con altísima efectividad. Parte de estos productos es puro engaño, cuyas victimas son tu monedero y tu mundo interior. Y luego hay también productos sumamente peligrosos con los cuales, aparte de malgastar tu dinero, podrías pagar con tu vida.

Te recomiendo ser muy cautelosa a la hora de comprar algo,aunque existen preparados legales que pueden ser efectivos si se usan paralalemante con una dieta adecuada, no está de más andar con cuidado en el caso de la mayoria de ellos. Sobre todo si te promoten un adelgazamiento veloz. De una cosa puedes estar segura: si basas tu pérdida de peso solamente en una píldora adelgazante o cualquier producto milgroso, ya puedes ir haciéndote la idea de que va a ser una tremenda desilusión.

¡CUIDADO CON LAS PASTILLAS PARA ADELGAZAR!

Con el aparente proposito de solucionar los problemas de salud y estéticos ocasionados por el sobrepeso y la obesidad, han surgido campañas publicitarias, desde hace varías décadas, que proponen una reducción de peso “sin necesidad de díetas o ejercicios, sin hacer ningún esfuerzo”. Frente a estas pastillas milagrosas es necesario ser prudentes.

Desde los años 80, las autoridades sanitarias han expresados su preocupación por las pastillas usadas para adelgaar. En el boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana de abril de 1989 se anotaba: “La Oficina Federal de Sanidad de la República Federal de Alemania ha vuelto a exhortar a médicos y farmacéuticos para que se obtengan de prescribir y dispensar productos para adelgazar y para que recomienden métodos más racionales de reducción de peso”.

La Oficina subrayaba que tales productos son inapropiados para bajar de peso y nunca se justifica la inclusión de ingrdientes con el único proósito de contrarrestrar los efectos adversos de otros componentes. También recalcaba que no se ha demostrado que los extractos orgánicos ejerzan influencia alguna en la reducción de peso; por lo tanto, “es inadmisible cualquier riesgo de efectos adversos relacionados con su empleo” (46). El tiempo ha pasado, pero los productos recetados para adelgazar, sin esfuerzo, continúan haciendo de las suyas.

Publicaciones recientes advierten sobre productos usados en la actualidad. La Sibutramina es el principio activo de fármacos que se venden en Colombia y el mundo para combatir la obesidad, con los nombres comerciales de Asisten (fabricado por Roemmers), Plenty (por Procaps9 y Reductil o Meridia (producido por Abbott). Basados en estudios que indican que esta sustancia puede ocasionar problemas al corazón, grupos de defensa de los consumidores en Estados Unidos, le han solicitado a la FDA su control o prohibición.

Se advierte que “El tratamiento con Reductil se asoció con incrementos de la frecuencia cardiaca o la presión arterial”. Por ello no se recomienda su uso en pacientes que sean aquejados por afecciones cardiacas o arteriales, el problema es que la obesidad precisamente ha sido relacionada con estos males.

Cuidado con los productos “naturales”

En Colombia se distribuyen legalmente muchos de los anteriores productos y otros, clasificados como “naturales”, que no cuentan con las correspondientes autorizaciones. Es el caso del consumo de las semillas de avellana (Corylus avellana L), que presuntamente sirven para adelgazar, pero que ha ocasionado la intoxicación severa o la muerte (por efectos del cianuro que contiene) a varias personas. Se reportó el caso, en Antioquia, de una persona afectada por diarrea severa, vómitos y náuseas después de consumir 6 semillas de avellana con piña. No uede descartarse algún efecto multiplicador de la ingestión con piña, fruta que algunos dietistas recomiendan no mezclar con algunos alimentos.

Las autoridades han advertido también a la ciudadanía sobre el uso irregular de la semilla catapis y las llamadas pastillas azules, con alto contenido de anfetaminas. Según cifras de la Universidad de Antioquia, en el 2002: “Las intoxicaciones por plantas medicinales fueron la cuarta causa motivo de asesoría con el 8.4%, siendo las mas utilizadas el catapis, el paico y el sauco. Plantas medicinales que han sido relacionadas con intoxicaciones son: enebro, cicuta, avellana, esponjilla y borrachero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.